LOS IDIOMAS MÁS DIFÍCILES DEL MUNDO

¿Alguna vez te has preguntado cuáles son los idiomas más difíciles del mundo?

Idiomas dificiles. cursos de inglés en Medellín

Si no lo has hecho, de lo que sí estamos seguros es de que al menos en alguna ocasión has protestado y despotricado porque hubo un tema que no entendías por más que te lo explicaran, o una norma gramatical tediosa y enrevesada a la que no le viste ni pies ni cabeza, o quizá una extensa palabra con una pronunciación impronunciable.

Para aquellos que en alguna ocasión tacharon a la lengua extranjera que estaban estudiando como imposible o especialmente difícil de aprender, o para aquellos a quienes sencillamente los mueve la curiosidad, hoy en el Blog Blendex te traemos una lista de los idiomas que, por alguna u otra razón, consideramos como los más difíciles de aprender.

Sin más preámbulos, aquí va nuestro listado:

10. FINLANDÉS 

El finlandés o finés es, junto con el sueco, la lengua oficial de Finlandia. Es un idioma muy fonológico; las normas léxicas de construcción se determinan de acuerdo al sonido. Un ejemplo claro es el tema de las vocales, las cuales se dividen fonéticamente en dos clases, posteriores (a, o, u) o anteriores (ä, ö, y). Una de las normas más inusuales de este idioma establece que una palabra sólo puede contener las vocales de una clase, es decir posteriores o anteriores, no las dos al tiempo. Adicional a esto, el estudiante debe aprender a distinguir los sonidos de las consonantes (oclusivas, nasales, fricativas, etc.), cada una de las cuales tiene sus propias reglas de uso.

Aun así, la entonación del finés es curiosamente más sencilla en comparación con el español. Es decir, en el castellano, por ejemplo, las oraciones interrogativas poseen una entonación ascendente al final, mientras que en el finés el esquema entonativo suele ser descendente independientemente de la función que tenga el enunciado.

Como dato curioso, existe un serie de dialectos del finés con diferencias lingüísticas tan grandes con éste, que prácticamente deberían denominarse como idiomas distintos.

9. ALEMAN

El alemán (también llamado alemán estándar o alto alemán) posee una variada flexibilidad cuando hablamos de verbos y sustantivos; tiene cuatro tipos diferentes de flexiones nominales y tres de géneros; además de tres tipos de determinantes e infinitivos múltiples… Otro aspecto importante es la declinación, de la cual hoy en día sólo podemos vislumbrar un rastro en las diferentes formas de los pronombres personales (yo, me, mí, conmigo / tú, te, ti, contigo).

No obstante, existe una serie de ventajas en el idioma alemán con respecto a otras lenguas. Por ejemplo, en una oración principal el verbo siempre va en segundo lugar, sea que vaya precedido de un sujeto, un complemento o una oración subordinada completa. Por otra parte, tal como sucede en el español, el alemán se lee como se escribe, aunque tanto sonidos como fonemas no son iguales a los del castellano.

Finalmente, una de las características más especiales del alemán es la gran facilidad que tiene para crear palabras compuestas, las cuales a veces parecen tener una complejidad ilimitada. Es por ello que a muchos inventos se les da nombres compuestos en lugar de inventar nuevas palabras para designarlos. Por ejemplo, Handschuh significa “guantes”, pero literalmente vendría a ser “zapatos de mano”. Kühlschrank es “congelador”, pero literalmente significa “armario de enfriar”.

8. POLACO

El polaco es una lengua eslava hablada principalmente en Polonia, aunque aún existen minorías que lo hablan en regiones como Bielorrusia, Lituania y Ucrania. Quizá la más importante de las dificultades que presenta este idioma es el aprendizaje de su vocabulario, pues el polaco cuenta con siete casos distintos para definir el uso del sustantivo en una oración. Además de esto, los verbos tienen cuatro conjugaciones diferentes y aunque el sistema de vocales es relativamente simple, el sistema de consonantes puede llegar a ser bastante complicado.

Una muestra clara de su dificultad es el hecho de que los propios polacos no llegan a dominar su propio idioma sino hasta los 15 o 16 años.

Otra particularidad del idioma polaco es que tiene la tendencia a omitir el sujeto. Es bastante raro que suceda lo contrario. En otras ocasiones, también el verbo y el complemento pueden omitirse, siempre y cuando se intuyan por el contexto.

7. ISLANDÉS 

El islandés es la lengua oficial hablada en Islandia, un país localizado al noroeste de Europa y que comprende la isla del mismo nombre y otras islas adyacentes. Su dificultad se debe a que a lo largo de los siglos ha permanecido generalmente arcaico, cambiando muy poco desde la era de los vikingos, por lo que las palabras no han evolucionado ni se han desarrollado a un uso más moderno de la lengua. Debido a esto, muchas palabras islandesas son de muy difícil traducción, por lo que para aprender el idioma prácticamente se depende de los hablantes nativos.

Curiosamente, debido a esta casi nula evolución del idioma islandés a lo largo de los siglos, existe una gran similitud entre la gramática moderna y la antigua, de tal manera que los hablantes de hoy en día pueden leer sin mayores dificultades sagas originales y eddas (que son colecciones de historias relacionadas con la mitología nórdica) que fueron escritas hace más de 800 años.

Por otra parte, los islandeses son profundamente conservadores en materia lingüística y sumamente reacios a tomar prestadas palabras o expresiones de otros idiomas. Debido a esto, en lugar de “importar” palabras de otras lenguas prefieren crear palabras nuevas y compuestas.

6. EUSKERA 

El euskera es una lengua no indoeuropea (NOTA: enlace a wikipedia para consultar su significado) hablada en algunas regiones de Francia y España. La principal dificultad que caracteriza a esta lengua es que se trata de una lengua aislada, es decir que no comparte conexiones con ningún otro idioma puesto que evolucionó aisladamente a lo largo de los siglos. Adicional a esto, su estructura y vocabulario poseen una singular complejidad, ya que sus palabras puede cambiar de significado al agregarle uno de los cientos de sufijos, prefijos e infijos que existen en esta lengua.

De hecho, muchos consideran que esta lengua vasca es la más difícil del mundo. Sin embargo, el hecho de que durante la Edad Media fuera hablado en amplios territorios vascos además de en áreas de la Rioja y la Bureba, hizo que el euskera tuviera una gran influencia en la conformación del castellano, especialmente en su sistema fonético de cinco vocales.

5. HÚNGARO

El húngaro o magiar hace parte de la familia de las lenguas urálicas, un conjunto conformado por unas treinta lenguas cuyo origen tuvo lugar en las regiones de los montes Urales, una cordillera montañosa ubicada entre Europa y Asia. Algunos de los aspectos que hacen que esta lengua entre en el listado de las más difíciles del mundo son los siguientes: posee al menos dos conjugaciones de cada verbo, no distingue géneros, las estructuras de las oraciones y la gran cantidad de excepciones, además de la casi nula exposición de esta lengua en el exterior.

Sin embargo, la característica más relevante de todas es el hecho de que el húngaro sea una lengua aglutinante, es decir que se basa en gran medida en los prefijos y sufijos para denotar diferentes significados de una misma palabra. Adicional a eso, los sustantivos del húngaro pueden llegar a tener más de doscientas formas dependiendo de la inflexión.

He aquí un par de ejemplos:

– “Ház” significa “casa” y “házam”, “mi casa”.

– “Méz” significa “miel” y “mézes”, “de miel”.

– “Víz” significa “agua” y  “vízben”, “en el agua”.

4. RUSO

El idioma ruso es una lengua indoeuropea de la rama eslava oriental. Tal como sucede con algunos otros idiomas, una de las razones por las que el ruso es especialmente difícil es el uso de los prefijos y sufijos, los cuales llevan a que el significado de determinada palabra sea completamente diferente. Por otra parte, el ruso posee dos pares de consonantes: simples y palatalizadas. La palatización es un cambio fonético por el cual un sonido desplaza su punto de articulación. Esta distinción se lleva a cabo enfatizando ciertos sonidos en una palabra.

Otro punto importante es que el ruso se escribe con una versión moderna del alfabeto cirílico, consistente en 33 letras. Dicho alfabeto fue inventado por un misionero del Imperio Bizantino en el siglo X. Está basado en el alfabeto griego con caracteres del alfabeto gaglolítico, que a su vez fuera creado por los santos Metodio y Cirilo para traducir la Biblia a las lenguas eslavas.

A pesar de todo esto, el ruso tiene una gran ventaja de la cual carecen muchos idiomas: se lee tal como se escribe. Una persona que aprenda la lectura de las letras del alfabeto ruso (algunas de las cuales son al revés, mientras que otras son totalmente distintas a las del idioma español) habrá dado un paso importante en el aprendizaje de esta lengua, y podrá leer y comprender algunas palabras y frases.

3. JAPONÉS

El idioma japonés o nipón es un idioma de la familia de lenguas japónicas, y es aquí donde realmente la dificultad entra en su grado máximo en este listado.

Para empezar, y al igual que sucede con el idioma húngaro, el japonés es una lengua aglutinante, es decir que se basa en gran medida en los prefijos y sufijos para denotar diferentes significados de una misma palabra, aunque realmente son pocos los prefijos que existen en esta lengua. La estructura gramatical es sujeto-objeto-verbo; no existen artículos ni género gramatical (femenino/masculino); en general no se usan plurales, sino que estos se deducen por el contexto; no existe el tiempo “futuro”, solo el pasado y el presente; carece de auténticos pronombres; y existen dos tipos de adjetivos…

Pero quizá la mayor dificultad que presenta este idioma oriental sea la escritura, la cual está basada en dos sistemas de ortografía. Uno de ellos es el kana, y el otro está compuesto por los famosos kanji, los ideogramas chinos introducidos en Japón alrededor del siglo IV d.c. Esos dibujitos que a los occidentales nos parecen tan curiosos tienen diversas lecturas y a cada uno le corresponde un significado. En su mayoría se utilizan para expresar conceptos, a diferencia de su uso en el chino, donde también son utilizados en su carácter fonético.

2. CHINO MANDARÍN 

Se conoce como mandarín al conjunto de dialectos del chino hablados en el centro, norte y suroeste de China, que son inteligibles entre sí. El mandarín posee profundas diferencias con dialectos del sur como el wu o el cantonés. De hecho, estudiosos de la lengua optan por considerar a estos dialectos como idiomas diferentes. Algunas de las dificultades que presenta el aprendizaje de este idioma son las siguientes: existen cuatro tonos en la pronunciación que pueden llegar a ser casi imperceptibles, pero cuyas diferencias pueden hacer que el significado de una palabra cambie por completo; los caracteres son susceptibles de cambiar en su significado solo con la adición de un simple trazo; existe una gran cantidad de palabras homófonas (es decir, palabras que suenan iguales en su pronunciación), pero cuyo significado puede variar dependiendo del contexto. Y por si todo esto fuera poco, el chino mandarín posee una múltiple variedad de dialectos regionales, hasta tal punto que muchos chinos nativos, a pesar de hablar el mismo idioma, pueden llegar a tener grandes dificultades para entender a otro nativo que viva en una región diferente.

A pesar de todo esto, hay mucha gente que defiende la teoría de que el chino mandarín no es tan difícil como parece. Para sustentar esta apreciación, se refieren a la simplicidad que poseen ciertas características del chino. Por ejemplo, la ausencia de casos o declinaciones, la ausencia de género masculino o femenino, la ausencia de plurales, la nula conjugación de los verbos, entre otras. Aducen, además, que quizá la fama de idioma difícil se deba a que la curva de aprendizaje es muy pronunciada al comienzo. Es decir, cuando empiezas a aprender mandarín, realmente hay muchísimas cosas complicadas que hacen que muchos tiren la toalla. Pero a medida que avanzas, la curva de aprendizaje desciende y es más fácil seguir progresando, a diferencia de lo que ocurre con muchos otros idiomas.

1. ÁRABE

Y con este llegamos finalmente al primero de la lista, el idioma más difícil de aprender entre los más de 6.000 hablados en el mundo: el árabe.

Antes que nada, es importante saber que el árabe es una macrolengua. Es decir, un gran conjunto de diversas lenguas emparentadas que no tienen nombres específicos, pero que por razones culturales o religiosas se consideran una sola lengua. Aun así, muchas de estas formas dialectales no son necesariamente intercomprensibles.

Sin duda alguna, la gramática es la más grande barrera a la hora de aprender este idioma como segunda lengua. Por ejemplo, y a diferencia del inglés o el español, el árabe utiliza una estructura de verbo-sujeto-complemento. También existen tres niveles de pluralidad: singular, dual y plural; las letras pueden tener hasta cuatro formas diferentes dependiendo de la ubicación que tengan en determinada palabra, y eso sin contar con que cada una de estas variaciones puede afectar también la pronunciación

Para finalizar, el árabe utiliza un sistema de escritura propio, que se escribe de derecha a izquierda uniendo las letras entre sí. A esto nos referíamos cuando decíamos que cada letra puede variar su escritura dependiendo de la posición, si es aislada, si va al comienzo, en la mitad o al final de la palabra. Y si a eso le sumamos el hecho de que existen gran cantidad de dialectos, entre los países del golfo arábigo y el norte de África, sabremos por qué estamos ante la lengua más difícil del mundo.

En suma, el tema de los idiomas es sumamente interesante y está llena de mitos, misterios, curiosidades e historias que no imaginamos. No deja de ser impresionante la cantidad de lenguas que se hablan en un mundo tan pequeño como el nuestro, y pensar en la evolución que ha tenido cada una de ellas, hasta el punto de existir lenguajes tan diametralmente distintos, despierta la curiosidad y el afán por saber un poco más sobre lo que se esconde tras el aprendizaje de una segunda lengua.

Esperamos que hayan disfrutado de esta entrada especial del Blog Blendex y, como siempre, queda abierta la puerta a que nos compartas tus opiniones, inquietudes o sugerencias.

 

 

Gracias por leer esta entrada del Blog del Centro de Idiomas Blendex.

Para cursos de inglés en Medellín, el Centro de Idiomas Blendex es una Institución Educativa que contribuye a la formación académica de los estudiantes con procesos vanguardistas y dinámicos para el desarrollo de las competencias lingüísticas de los idiomas inglés, francés, italiano y alemán.

En el Centro de Idiomas Blendex continuaremos con la labor formativa a quienes quieran cursos de inglés en Medellín, con el fin de entregarle a la sociedad y al mercado individuos multilíngües con habilidades acordes a las exigencias del medio.

Si quieres cursos de inglés en Medellín, el Centro de Idiomas Blendex está ubicado en la calle 49A No 46 – 05, Avenida Oriental. PBX: 540 5000. Medellín-Colombia.

Comments

comments

CONTÁCTENOS

Mándanos un correo electrónico y te contestaremos lo mas pronto posible.

Sending
 Institución Educativa para el trabajo y el desarrollo humano
Certificado de Conocimientos académicos / Licencia de Funcionamiento 3991 / Registro de programas 005415-11938
Secretaría de Educación de Medellín

©2016 Idiomas Blendex - Centro de idiomas en Medellin, Colombia

Log in with your credentials

Forgot your details?